Closet tamizado

Remodelación que une dos habitaciones para crear una más cómoda, con un walk-in closet

 

El proyecto nace en un apartamento en zona 14 que constaba de 5 habitaciones. No más que una hija vivía con los clientes, y decidieron consentirla con una habitación más amplia, uniendo su antiguo cuarto con el que solía ser el de su hermano menor. 

 

La solución fue un closet orgánico, de madera de pino, que aprovecha la iluminación natural y la refleja a la habitación. El panel divisorio y las repisas, tanto de muñecas como de zapatos, siguen el mismo ritmo, y por la naturaleza de la pieza se pueden apreciar de ambos lados del espacio. 

 

Se pintaron unos cuadros, se tapizó un sillón con cuero y tela típica, y se instaló un mueble para que el espacio luciera vivo y colorido.